28/8/2008

La importancia del estudio del desarrollo


En general, el debate sobre el desarrollo ha quedado relegado tanto del ámbito académico como del ámbito político y también de la opinión pública. Hoy en día las grandes discusiones se centran fundamentalmente en la política comercial que propicia crecimiento económico y en los mecanismos de estabilidad macroeconómica. No hay un debate sobre el desarrollo económico y social del país y tampoco de cómo lograrlo.


La doctrina neoliberal ha propiciado esto. Desde los centros de investigación y difusión de todo el mundo se ha propagado el debate en torno al libre mercado y la falsa idea de que los mercados funcionan. En Guatemala, sus centros de difusión han tenido un éxito sin precedentes al copar universidades, centros de investigación, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y difusión y actores generadores de opinión pública que propician el libre comercio como mecanismo para lograr el crecimiento económico, sin especificar nada sobre el desarrollo y el bienestar de la población.


Lo anterior, ha conllevado a que los esfuerzos que vienen realizando diversos actores sociales en la elaboración de propuestas de desarrollo, particularmente local y/o micro-regional se desconozcan y se mantengan desarticuladas, por la inexistencia de espacios de confluencia y debate sobre el tema del desarrollo que promueva la integración de una propuesta nacional alternativa a los planteamientos sobre el desarrollo que impulsan los diversos organismos internacionales de financiamiento, capitalizados política y económicamente por el gobierno con un discurso demagógico y con la implementación de proyectos para el desarrollo cosméticos.
Por lo tanto, en un país tan diverso y con enormes problemas sociales se hace necesario retomar el estudio y el debate en torno a los problemas del desarrollo. Esa contribución debe nacer desde el propio interés de aquellas personas que teniendo la voluntad para estudiar, compartir y debatir estos temas, desean hacerlo desde una perspectiva del compromiso de fomentar el desarrollo social y económico que propicie la solución de esos problemas sociales. Es urgente generar nuevos paradigmas sociales que respondan a la coyuntura actual y que permita enfrentar con argumentos técnicos, académicos, económicos, sociales, culturales y políticos, las corrientes de pensamientos dominantes en la actualidad.


La importancia de estudiar la teoría del desarrollo radica precisamente en que está permite comprender la dependencia económica en la que nos encontramos. Por ello, el libro que Magnus Blomstrôm y Bjôrn Hettne nos propone es interesante. Su título “La teoría del desarrollo económico en transición”. En dicho libro, el estudiante podrá encontrar un compendio de la evolución de la teoría del desarrollo, desde una perspectiva del Tercer Mundo y comprender el debate latinoamericano sobre los problemas del subdesarrollo, aparte de que el libro aporta una revisión a las nuevas teorías del desarrollo, tratando de rescatar el vació teórico en que cayo la escuela de la dependencia.

El significado de la teoría de la dependencia, su posterior olvido y el auge de las ideas neoliberales en torno al crecimiento económico, dejando todo el debate del desarrollo olvidado, es un aporte fundamental para los estudiosos de la dependencia. “Más allá de la dependencia: nuevas tendencias en la teoría del desarrollo” es una parte del libro que deberán estudiar y debatir los alumnos del curso de dependencia.